Rotación de cultivos en el huerto urbano

Rotando los cultivos de maceta

La rotación de cultivos consiste en ir cambiando el cultivo de cada maceta después de la cosecha, de manera que nunca se repitan cultivos de la misma especie, tipo vegetativo y familia en la misma tierra de forma consecutiva.

¿Porqué hacer rotaciones de cultivos en el huerto?

Cuando cultivamos de seguido la misma hortaliza en la misma maceta o suelo, se agotan rápidamente los nutrientes de la tierra, y se favorece la proliferación de plagas y enfermedades específicas de ese cultivo.

Rotando los cultivos:

  • Mejoramos la fertilidad de la tierra
  • Evitamos que se agoten los nutrientes
  • Prevenimos el ataque de plagas y enfermedades
  • Aprovechamos al máximo el espacio del huerto

¿Cómo planificar la rotación de las hortalizas?

En una buena rotación se tienen en cuenta las necesidades y los nutrientes que consume cada hortaliza, su tipo vegetativo, familia, temporadas de siembra y cosecha, y su velocidad de crecimiento:

  • Raíz (Zanahorias, Remolachas, Rabanitos etc.). Consumidoras de Potasio en capas más profundas de la tierra.
  • Hoja (Lechugas, Espinacas, Coles etc.). Consumidoras de Nitrógeno en capas superficiales de la tierra.
  • Abono verde o Leguminosas (Judías, Habas, Guisantes etc.). Reponedoras de nutrientes.
  • Fruto (Tomates, Melones, Berenjenas etc.), Flores (Coliflores, Alcachofas, etc.), Patatas y Maíz. Requieren muchos nutrientes y agotan mucho la tierra.

Rotando cultivos de diferente tipo vegetativo y familia se aprovechan mejor el espacio y los nutrientes de la tierra, pues cada tipo de hortaliza crece de manera diferente y consume distintos nutrientes.

Rotación de hortalizas según su tipo vegetativo

En la tierra donde se ha cultivado fruto, podemos continuar cultivando raíz, hoja, o una asociación de ambas. Seguidamente podemos suceder la raíz por hoja, y viceversa. Finalmente, antes de volver a cultivar frutos, flores, patatas o cualquiera de las hortalizas que necesitan muchos nutrientes, hay que abonar (plantando leguminosas o abono verde, y estiércol), y comienza el ciclo de nuevo.

Rotación de cultivos por tipo vegetativo de la parte comestible de la hortaliza

Es importante no volver a repetir la misma especie en la misma maceta otra vez, es decir, si en el ciclo anterior el fruto fue tomates (solanáceas), cambiar ahora a calabacines o sandías (cucurbitáceas), que además son de otra familia diferente.

Otra opción es comenzar con leguminosa, que enriquece la tierra con nitrógeno, y despues plantar hoja, que consume mucho nitrógeno. Seguidamente plantaríamos raíz, que consume menos nutrientes, y por último realizamos un abonado orgánico antes de sembrar fruto, y se cierra así el ciclo.

Rotación por familias de hortalizas

Rotación de cultivos por familias de hortalizas

Igualmente, no volver a repetir la misma especie en el siguiente ciclo, es decir, si en el ciclo anterior la solanácea fue tomate, cambiar ahora a berenjena o pimientos.

Para planificar adecuadamente las sucesiones, también tenemos en cuenta las temporadas de siembra y cosecha, así como el ciclo de crecimiento de las distintas hortalizas, que puede ser rápido (menos de 3 meses), medio (entre 3 y 5 meses) y largo (más de 5 meses).

Rotaciones y Asociaciones de hortalizas

La rotación puede resultar complicada si tenemos muchas asociaciones con diferente ciclo de crecimiento, pero en general podemos simplificarlo así:

  • Podemos establecer un ciclo de rotación de macetas para las diferentes asociaciones que estamos cultivando, teniendo en cuenta cuando se cosecha el cultivo principal de cada asociación.
  • Antes de cultivar cualquier asociación que incluya fruto, hay que abonar. Aunque el abono verde es muy bueno, no repone todos los nutrientes que necesitan las hortalizas, por lo que se hace necesario añadir también estiércol o compost.
  • En las asociaciones hoja + raíz con diferente velocidad de crecimiento, se puede continuar cultivando raíz donde había hoja, y hoja donde había raíz.
  • Incluir leguminosas para ir reponiendo nutrientes en aquellas asociaciones donde resulte beneficiosa, ya sea para consumir las vainas, o como abono verde. En este último caso se corta la planta en cuanto empiece a florecer, y se deja sobre la tierra.

3 pensamientos en “Rotación de cultivos en el huerto urbano

  1. Muy interesante!
    Muchas gracias por compartir vuestros conocimientos y mostrarnoslos de una forma tan clara.

  2. En los bio-huertos (y campos de cultivos) la rotación de cultivos y los cultivos asociados, son parte de suma importancia en el manejo de sustratos (y suelos).

Los comentarios están cerrados.