Tomate Marmande en jardineras de la terraza

Nombre: Tomate Marmande (Lycopersicon esculentum)

Información: Instrucciones de siembra

Tomate Marmande Se trata de un tomate muy sabroso, de forma achatada y tamaño mediano a grande. Se puede sembrar en semillero, o directamente en la maceta. Al tomate le gusta el clima templado-cálido y húmedo, no soporta el frío y las heladas, así que en zonas frías hay que cultivarlo en invernadero. Al ser una planta tropical, no le gustan los altibajos en las temperaturas. Alcanza bastante altura y es necesario el entutorado (sujeción de los brazos de la planta mediante unos palos o una parrilla, a modo de guía), para prevenir que las hojas y frutos toquen el suelo. En algunos casos es conveniente podar 1 ó 2 brazos laterales. Es recomendable el deshojado, eliminando las hojas enfermas y aireando así la planta. También se realiza un aclareo, quitando los frutos dañados.

Primavera Verano Otoño Invierno
Mar Abr May Jun Jul Ago Sept Oct Nov Dic Ene Feb
Siembra Sembrar Sembrar Sembrar Sembrar Sembrar
Recolección Recolectar Recolectar Recolectar Recolectar Recolectar Recolectar
  • Temporada de siembra: Otoño – Invierno (noviembre a marzo). Si se plantan en otoño los tomates saldrán más sabrosos que los sembrados más tarde hacia la primavera. En zonas frías es necesario utilizar invernadero, hasta que pasen las últimas heladas de la primavera, y la temperatura no baje de 12 grados.
  • Cuando recolectar: 180 días, Primavera – Verano (mayo a octubre). Los tomates se recogen cuando ya tienen color pero aún no están maduros. Si se preveen heladas por venir, es mejor recoger también los tomates verdes, y madurarlos en el interior.
  • Tipo de clima: Atlántico / Montaña / Continental en invernadero. Mediterráneo / Subtropical en el exterior. Se puede cultivar tanto al aire libre como en invernadero, es sensible al frío. Es una planta de clima tropical, por lo que prefiere un clima templado-cálido y húmedo, como el Mediterráneo y el Subtropical, donde se puede cosechar durante todo el año. Cuidado con temperaturas bajas o muy altas. No les conviene sufrir grandes fluctuaciones de temperatura, que pueden ocasionar el rajado de los tomates.
    • Temperatura mínima: 12-15°C
    • Temperatura máxima: 30-35°C
  • Tipo de tierra y abono: Abonados abundantes, sobre todo si va a estar en maceta. Aunque no es muy exigente con la tierra, el drenaje sí es importante. Tolera bien la salinidad, aunque prefiere tierra ligeramente ácida.
  • Espacio necesario: 40-70 centímetros. Utilizar macetas grandes y tierra bien abonada, así mejoraremos la cosecha. Son plantas altas que pueden llegar a medir más de 1 metro.
  • Luz: Sol y mucha luminosidad. La cantidad de luz que recibe la planta incide directamente en la calidad de los tomates.
  • Riego: Necesita una humedad relativa de 60-80%, bastante agua con regularidad pero sin exceso, no tolera la sequía, que ocasiona deformidades en los tomates, aunque no le conviene una humedad demasiado alta, ya que esto propicia enfermedades y podredumbre.
  • Plagas e infecciones: Los tomates sufren una amplia gama de enfermedades y plagas: orugas, trips, pulgones (áfidos) y anguílulas del tomate, y en el invernadero, la mosca blanca y los ácaros, etc.
  • Cómo almacenar la cosecha: Los tomates una vez maduros se pueden conservar sólo unos días, entre 3 y 10, a una temperatura de 10 grados. A temperaturas más bajas pueden sufrir daño por frío.
  • Grado de dificultad: Difícil. Es exigente con los riegos, así como con la cantidad de luz. No tolera cambios bruscos de temperatura, y se muere con las heladas. Además requiere tutorado, y una especial vigilancia a las plagas y enfermedades, ya que los tomates son muy sensibles.